MUELLE DE SARDINA

En la recuperación y ampliación del Muelle de Sardina se procedió al vertido de piedras por su margen azotado por el mar, para hacer de rompeolas ante las operaciones de trabajo. Así mismo estas piedras aportadas servirían a posteriori de escollera. A medida que la obra se adentraba en el mar se hormigonaba la cara de sotavento por bataches. El hormigón era tratado con aditivos de fraguado bajo agua, además del proceso de consolidación del muelle se draga la zona de sotavento, lugar que protegía a las pequeñas embarcaciones y servía de izado de las mismas a tierra firme. El acabado del muelle se realizó con losa de hormigón armada y alisada de asperezas y áridos que pudieran dañar a los usuarios.

Empresa del Grupo Rodríguez Luján